Skip to main content
News

Lawyer on two wheels (in Spanish)

18/01/2016

Locations

Spain

The article that follows is written in Spanish and it analyzes Agustín Bou, president of JAUSAS: Bou es una rara avis en el sector de la abogacía. Antes de incorporarse a despachos, tuvo cargos de responsabilidad en empresas. Su dominio del inglés –“era el único que hablaba inglés y siempre me tocaba ir a las reuniones fuera de España”­ le permitió viajar y conocer otras realidades empresariales; y su relación con los deportes de invierno le llevó a tener varios cargos de ... The article that follows is written in Spanish and it analyzes Agustín Bou, president of JAUSAS: Bou es una rara avis en el sector de la abogacía. Antes de incorporarse a despachos, tuvo cargos de responsabilidad en empresas. Su dominio del inglés –“era el único que hablaba inglés y siempre me tocaba ir a las reuniones fuera de España”­ le permitió viajar y conocer otras realidades empresariales; y su relación con los deportes de invierno le llevó a tener varios cargos de responsabilidad y participar en los Juegos Olímpicos. Además, como fan del ciclismo, recorre montañas de todo el planeta con su mountain bike, y desde hace 15 años se mueve en bicicleta por la ciudad –“excepto en verano porque vamos con traje y llegaría muy sudado”. Agustín Bou (Barcelona, 1956), preside desde el 2010 el bufete Jausas, que fundó el abogado Agustí Jausàs hace 50 años, una firma que actualmente emplea a unas 80 personas y factura alrededor de 10 millones de euros. “Somos de las pocas firmas de abogados que hemos celebrado los 50 años y seguimos creciendo”. Para Bou, pensar en grande y aplicar las reglas de la dinámica empresarial al despacho han sido las claves para posicionar la firma entre las primeras y con mayor reconocimiento internacional. Y es que Bou se ha movido siempre entre los dos mundos: la empresa y la abogacía. De hecho reconoce años de angustia en los que debía decidir si seguir como ejecutivo en la empresa o como abogado en un despacho. Hijo de abogado, tras pasar por los Jesuitas de Sarrià estudió Derecho pero acabó en la empresa, “por casualidad”. Fue jefe de personal de Construcciones Aeronáuticas (CASA) hasta 1985, en plena reestructuración industrial. Posteriormente fue responsable de la asesoría jurídica interna de Ebro Agrícolas, hasta 1992, lo que le permitió realizar un gran número de operaciones a nivel internacional y entrar en el mundo de las reestructuraciones empresariales y los concursos de acreedores. Precisamente el tema concursal es su fuerte. “Una crisis de empresa no es un pleito, es un problema que se tiene que solucionar, y no debe enfocarse como un litigio”, insiste Bou. “El mejor concurso es aquel que no se presenta”. Entre las últimas operaciones en las que ha participado destaca el asesoramiento al fabricante estadounidense de envases de plástico Plastipak en la compra de la unidad productiva de La Seda de Barcelona por 360 millones de euros (la más grande que se ha hecho en España dentro de un concurso de acreedores) o el asesoramiento a Neoelectra en la presentación del concurso y enajenación de sus unidades productivas, que se vendieron en un tiempo récord. En los años noventa, Jausas se fusiona con el despacho Nadal&Vidal de Llobatera, una firma volcada en Derecho Mercantil y Litigación, hasta que en el 2003, Jausas y Nadal & Vidal de Llobatera se fusionan en 2003 con Foro Legal, lo que permite a la firma dar un salto cualitativo en facturación y presencia geográfica en todo el estado. Los socios deciden entonces conservar el nombre del despacho más antiguo. Otra de sus obsesiones es la internacionalización. “También en abogacía hay que coger un avión y hacer kilómetros para ir a ver a este y a aquel otro… hay que mantener el contacto como lo hacen los comerciales de otros sectores”, apunta Bou, que es miembro de varias organizaciones internacionales de abogados. “Si un día hay una empresa en China que necesita un abogado en Barcelona, se acordará de nuestro nombre si antes hemos estado allí”, puntualiza. E insiste en que el inglés le ha abierto siempre muchas puertas, y me ha permitido viajar. Bou, casado y con cuatro hijos, es un fan del deporte y de la bicicleta. Participó en Calgary 88, Albertville 92 y Lillehammer 94 como adjunto al jefe de la misión española. Pero ahora lo que le ocupa es el ciclismo. “La bici no te obliga a competir, puedes ir solo, te permite disfrutar de la naturaleza y pensar mientras pedaleas”, asegura el presidente de Jausas. Cada año dedica 10 días seguidos a pedalear por alguna ruta. Ahora está completando los 1600 kilómetros de la Vía Francigena, que une Canterbury con Roma, y del que también planea hacer un segundo libro de ruta, tras el que ha escrito de los Alpes.

Sign up to our email digest

Click to subscribe or manage your email preferences.

SUBSCRIBE