Skip to main content
News

La reforma de la Llei de l’IRPF i las sevas conseqüències en els pactes de nets entre empresa i treballador

La reforma de la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) publicada en el BOE a finales de 2014 y que se aplica desde enero de 2015, ha supuesto para muchas rentas salariales una reducción de las retenciones a cuenta de dicho impuesto con el consiguiente incremento del salario neto del empleado, en un vaivén más de nuestro legislador por la fijación de la tributación de los rendimientos del trabajo. Adicionalmente, esta reforma fiscal introduce un cambio conceptual relevante que afecta a la indemnización por despido que pierde parte de su privilegio de la exención tributaria. Tal y como ha venido publicando la prensa, la indemnización por despido que con carácter obligatorio establece el Estatuto de los Trabajadores, sólo se beneficiará de la exención de tributar al IRPF hasta un máximo de 180.000€ por trabajador despedido. Ha de subrayarse que dicho límite de exención tributaria para la indemnización por despido es único para todos los trabajadores, independientemente de los años de servicios prestados en la empresa, de la cuantía salarial que venía percibiendo el trabajador al tiempo de producirse el despido, o incluso de la causas del despido. Por cuanto se aplica dicho límite por igual al despido improcedente, al procedente por causas objetivas o a los resultantes de un expediente de despido colectivo o ERE. Desde un punto de vista práctico, el límite a la exención tributaria a un máximo de 180.000€ afectará principalmente a los trabajadores con altas remuneraciones y con considerable tiempo de prestación de servicios en la misma empresa, que son los que legalmente, se verán obligados a tributar por la cuantía de la indemnización por despido que exceda de dicho tope de exención tributaria.

Sign up to our email digest

Click to subscribe or manage your email preferences.

SUBSCRIBE