Skip to main content
News

Pots tenir una empresa offshore des de 1.000 euros

5/4/2016
El següent article está escrit en castellà: Los “ papeles de Panamá ” o como mover dinero a través de empresas offshore. Pero, ¿qué son exactamente las offshore? En informaciones financieras, este vocablo inglés se podría traducir por empresa ‘con ventajas fiscales’ o ‘inscrita en un paraíso fiscal’ o, simplemente, ‘extraterritorial’ o ‘en el extranjero’, como indica el Diccionario de términos económicos, financieros y comerciales. Las sociedades que creaba el bufete Moss... El següent article está escrit en castellà: Los “ papeles de Panamá ” o como mover dinero a través de empresas offshore . Pero, ¿qué son exactamente las offshore? En informaciones financieras, este vocablo inglés se podría traducir por empresa ‘con ventajas fiscales’ o ‘inscrita en un paraíso fiscal’ o, simplemente, ‘extraterritorial’ o ‘en el extranjero’, como indica el Diccionario de términos económicos, financieros y comerciales. Las sociedades que creaba el bufete Mossack-Fonseca son, pues, empresas registradas en países como la propia Panamá, las Islas Vírgenes Británicas o las Seychelles, que ofrecen impuestos bajos y regulaciones fiscales beneficiosas. Montar una de estas sociedad “es baratísimo”, explica Mariano Gomariz, socio de fiscalidad internacional del bufete Jausas. “Se pueden hacer por internet y pueden costar 1.000 euros. Si se hacen bien hechas, a través de una despacho de abogados que te de una garantía, te pueden cobrar unos 4.000 o 5.000, aunque depende del país. Luego te cobran una cuota de mantenimiento anual y el precio depende de los servicios que contrates”, añade en declaraciones a La Vanguardia. “Antes servían como pantalla y nadie sabía quien era el propietario de la sociedad. Desde hace unos años, por temas de antiblanqueo, ya no puedes tener una de estas sociedades sin declarar quien es el beneficiario, el dueño real”, apunta Gomariz. Lo habitual es utilizar intermediarios entre el beneficiario real de una sociedad y la firma que realmente crea la estructura. Se puede utilizar un banco o una firma de abogados para contactar con un intermediario que, a su vez, negocia con el agente que registra inicialmente la corporación. Mossack Fonseca, por ejemplo, puede conseguir a sus clientes desde su oficina en Luxemburgo y luego pedir a su sucursal en las Islas Vírgenes Británicas que cree una empresa offshore. En muchas de los casos, el bufete panameño únicamente participa en la apertura y la gestión de una cuenta bancaria. Los clientes podían comprar en el pasado “una casa, un yate, acciones o derechos de imagen de futbolistas” a través de su compañía offshore para ocultar su identidad. También podría servir para lavar dinero procedente de actividades delictivas o fraudulentas y evadir impuestos. “Durante muchos años se han utilizado los paraísos fiscales para ocultar bienes al fisco, pero hoy en día creo que esto ha pasado a la historia. Las multas son tan grandes que mucha gente las cierra y trae el dinero a España”, explica este abogado. Panamá tiene, desde 2011, un convenio con España para evitar la doble imposición en impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio y prevenir la evasión fiscal. “A efectos españoles, Panamá ya no es un paraíso fiscal. Tener una sociedad allí es como tenerla en el país. No son las Islas Vírgenes”, puntualiza Mariano Gomariz. Entonces, ¿por qué se crean estas empresas? “Por ejemplo, para conseguir un trato fiscal más favorable en inversiones que hagan en Hispanoamérica, para protección patrimonial si tienes miedo a que te persigan... Muchas veces se crean por un interés fiscal, pero no defraudatorio”, añade. En países inestables política o económicamente, las élites suelen utilizar empresas offshore para proteger sus propiedades ante las expropiaciones, la hiperinflación o los ajustes de cuentas en caso de un cambio político. Por eso entre los “papeles de Panamá” hay una gran cantidad de oligarcas rusos, de miembros de la élite política del Partido Comunista de China y otros varios dirigentes de los cinco continentes. Las empresas offshore no son ilegales. E incluso la mayoría de países permiten su utilización. En algunas partes del mundo, como Asia o Rusia, son muy habituales. Si la compañía que tiene actividad comercial en otro país, también debe declarar el impuesto de sociedades. El experto e fiscalidad internacional de Jausas afirma que cada año “ a finales de marzo se tiene que presentar un documento (el modelo 720) en el que hay que indicar cuáles son las inversiones que tienes en el extranjero”. “Hoy en día hay mucho miedo. Cometes delito con muy poco. Es jugar con fuego. Lo vivimos con el ‘caso Falciani’. Cualquier asesor fiscal tiene claro que, aunque los datos se consigan de forma ilícita, la Audiencia Nacional lo va a investigar, explica. Y añade: “las multas pueden incluso superar la cantidad no declarada”. Por eso considera que es “prácticamente imposible que quede nadie en Panamá con bienes ocultos”. “¿Cómo sabemos que han hecho algo mal?”, se pregunta Mariano Gomariz sobre las personas que aparecen en los ‘Papeles de Panamá’. “Creo que todos habrán regularizado su situación aprovechando la amnistía fiscal (impulsada por Cristóbal Montoro durante el mandato de Mariano Rajoy) o los delitos habrán prescrito”.

Sign up to our email digest

Click to subscribe or manage your email preferences.

SUBSCRIBE